BUENAS PRÁCTICAS

“Es una imperiosa necesidad estructurar estos sistemas de datos con el propósito de, con base en esa información, tomar las mejores decisiones”.

Hace un par de meses, el Brigadier General Miguel Ángel Bojacá, Comandante de la Policía Metropolitana de Cali (Colombia), visitó Tegucigalpa para participar en un evento sobre producción de información y disminución del delito que se realizó en el marco de la implementación del Sistema Regional de Indicadores Estandarizados de Convivencia y Seguridad Ciudadana. A propósito del aporte del General en este evento y de su visión sobre la importancia de la información en el manejo del tema de la seguridad ciudadana, comparte las siguientes reflexiones.

¿Qué piensa sobre procesos como la implementación de este sistema de información en la región a propósito del intercambio que tuvo con la policía hondureña?

Considero que el proyecto es muy importante porque permite, en primera instancia, estandarizar sistemas de información estadística sobre delitos y contravenciones. Esto nos va a permitir, en primera instancia, conocer las realidades de la criminalidad, georeferenciarla, diseñar los planes de intervención bajo unos diagnósticos, hacerle seguimiento a esos planes de intervención y una evaluación. De esa forma, vamos a poder tomar mejores decisiones para combatir la violencia y combatir la criminalidad en todo nuestro hemisferio. Me pareció muy importante la experiencia en Honduras. Vi mucha receptividad en la Policía hondureña, igualmente pude transmitir la importancia de llevar un sistema de información estadística y de generar unos productos para los medios de comunicación, para las autoridades político-administrativas, para el mando institucional (la misma policía), etc.

¿Qué aspectos valora Ud. del proceso que ha seguido la Policía de Colombia para lograr información de calidad?

Nosotros empezamos con unos procesos manuales de los registros estadísticos; avanzamos para sistematizarlos y ya tenemos unas herramientas tecnológicas que nos permiten hacer análisis cualitativos y cuantitativos y gracias a esto hemos podido avanzar en nuestros análisis criminológicos, podemos focalizar las problemáticas, hemos diseñado los planes de acción, de intervención policial y hemos visto los resultados. Colombia ha sido referente en la lucha contra la criminalidad, contra el terrorismo, contra el narcotráfico y ahora contra los actores violentos en las ciudades.

¿Cuál es la responsabilidad institucional que Ud. identifica frente al tema de los sistemas de vigilancia, pensando en que otros países no han logrado la madurez del proceso que ha conseguido Colombia?

Como Policía Colombiana debo decir que es de vital importancia y de urgente necesidad consolidar estos procesos de sistemas de información estadística. No podemos esperar más en nuestros países para estructurarlos y colocarlos en funcionamiento, porque entre más nos demoremos estamos nosotros indirectamente siendo ineficaces, ineficientes y no vamos a poder salvar vidas ni proteger el patrimonio de los ciudadanos.

¿Cuál es su opinión respecto al planteamiento de que estos sistemas de información se convierten en una herramienta útil para evaluar el desempeño de los funcionarios y las autoridades?

El sistema de información permite tener unas cifras absolutas, definitivas y eso permite diseñar planes de acción con indicadores, que nos hacen posible medir la gestión de una autoridad, de un comandante de policía. Por lo tanto es muy útil.

Mencionó de su experiencia en Honduras, el tema de los medios de comunicación, ¿qué trascendencia tiene para Ud. la socialización de la información que se produce con los sistemas de vigilancia?

Todo el mundo debe saber qué está sucediendo al interior de su estado, de su comunidad, con el propósito de poder realizar un diagnóstico muy cercano a la realidad y bajo ese diagnóstico diseñar los planes para poder dar solución a los problemas. Sin esa información no podemos focalizar el problema y seríamos unos ciegos.

En relación con la socialización de información, el tema de la cercanía con la comunidad parece muy importante y actualmente Colombia implementa una estrategia de acercamiento de la policía a la comunidad que implica que la gente conozca qué policías están a cargo de su sector. ¿Qué relación hay entre esos dos aspectos?

Con estos sistemas de información nosotros nos estamos comunicando directamente con la comunidad porque les estamos diciendo qué está sucediendo en su entorno, en qué lugar ocurrió el hecho, a qué horas, cómo ocurrió, quién lo protagonizó y eso nos permite tener una interacción con esa comunidad, con el objeto de que ella se entere y también nos ayude a dar solución.

¿Se gana en esa cercanía con la comunidad?

Lógicamente porque la comunidad también nos va a ayudar a realizar los diagnósticos. Muchas veces los registros policiales se nutren de esa información de la comunidad mediante unos protocolos establecidos a través de la denuncia y ahí está la clave para ser exitosos.

¿Qué mensaje vale la pena enviar a los países e instituciones que apenas comienzan procesos como el desarrollado por la Policía de Colombia y que empiezan a sentir preocupación con temas como la divulgación de información a la opinión pública?

Nosotros como policías debemos, con estos sistemas de información, enterarnos de las realidades criminales, de las transformaciones criminales y no esconder el problema porque si lo hacemos, no vamos a tener las mejores soluciones. La recomendación puntual es que diseñemos e implementemos estos sistemas, con el propósito de que las realidades sean visibles para la comunidad y ante todo porque nos permiten lograr conciencia como policías de lo que está sucediendo en cuanto a seguridad, a convivencia y a orden público.

Si no se hace ahora el problema se complica mucho, ¿qué piensa?. ¿Es mejor asumirlo antes que se empeore?

No podemos dar espera porque vamos a salvar muchas vidas y a proteger el patrimonio de nuestra gente. Entonces es de imperiosa necesidad estructurar estos sistemas con el propósito de, en base a esa información, tomar las mejores decisiones.